jueves, 4 de agosto de 2011

Suspiros del pasado.

      El mar en calma, el mar cuando se enfada, el mar, el mar... el mar infinito. Todo eso, todo lo demás...
      ¿Cuánto me queda? ¿Cuánto te queda? ¿Cuánto les queda? 
      ¿Esta arruga me salió ahora? ¿Este pelo blanco ayer?
       De repente todo te parece que ha ocurrido rápido, dolorosamente rápido.
       Pájaro que vuela, pájaro que cae, pájaro que canta al nuevo día.
       Caras conocidas, otras desconocidas por el tiempo, esa tierna planta ahora un gran roble.
       Esa lágrima que surca tu cara, ahora una pequeña parte de una gran nube blanca.
       Atados, atados... a esa maldita cosa. Cosa que pasa, cosas que te quitan.
       Hasta los mismos dioses que lo crearon atados al tiempo. Que te quita, que te hace recordar...