domingo, 31 de julio de 2011

Tentación.

   Ando muy lentamente por la ruinosa carretera de tierra, el sol esta casi poniéndose y el aire es cargado y caliente.
   Allí se encuentra él, de nuevo, el mismo demonio ante mis ojos, quien me tienta.  Cabello corto y oscuro, mirada penetrante, musculoso y una sonrisa. Más alto que yo se acerca y me mira de nuevo. Tentándome, de nuevo caigo en ella y le beso, apasionadamente, lleno de remordimientos y culpabilidad, lo beso ciega.
   Qué mas da, pienso, el amor no existe.
   -Hoy has tardado.
   -Tenía que atender otros asuntos.
   -Da igual, lo bueno esque has venido.-suspira y pasa sus labios por mi cuello, acaricio sus brazos musculosos y su pecho fornido. Los mismos gestos que hace tres días pero la persona que tenía delante era diferente. Suspiro, él cree de placer sin embargo es de lamento, de dolor.
    Poco a poco me hace caer en un trozo de hierba, donde se apoya en mi, y comenzamos de nuevo un juego prohibido.
   Qué difícil es la vida sin amor.

3 comentarios:

  1. Qué difícil es la vida sin amor.
    Ni que lo digas maja... xDDD
    Qué bonito el texto :) Me ha encantado xDD
    Muchos besosss!! :P

    ResponderEliminar
  2. Tienes todo la razón, me encanta el texto. Por ciero, te dejo mi blog por si te quieres pasar
    vivirelmomento-jenny.blogspot.com

    ResponderEliminar