martes, 14 de junio de 2011

Beso entre límites imaginarios.

Estamos en la sala de estudio, una amplia habitación de paredes blancas compuesta por varias mesas donde varios estudiantes estudiaban, pero la mayoría solo estaban allí porque no tenían otro lugar donde ir. Bien porque les tocaba hora libre, bien porque se escaqueaban de dar clase.
Yo era una de ellas que se sentaba y miraba el libro hasta que decidía dejarlo debido al ruido que producía mis compañeros. Junto a mí se encontraba dos chicos y una chica. Uno de los chicos y la chica escuchaban música y estaban centradados en el nuevo móvil de este: un samsung galaxy s.

El otro se acercó acariciándome el cuello con unas confianzas propias de un Donjuan. Le sonreí con reserva. Él pareció ver que no aceptaba del todo ese gesto suyo. Y sabía por qué, yo estaba ligado a otro.

Pero eso no pareció importarle mucho, se me acercó hasta sentir su aliento contra el mío, me rozó los labios y se quedó ahí, dejando el beso en suspensión, dejando que yo eligiera seguir con ese juego peligroso, por lo menos para mí. Abrí un poco la boca, pero me dí cuenta de lo que estaba haciendo y aparté mi rostro, aunque sentía todavía un cierto cosquilleo en el estómago.


Sonrió burlón y yo, turbada, me tapé con el libro para que no viera lo roja que me había puesto.

Lo peor de todo esque me había gustado ese beso... más allás de los límites.

2 comentarios:

  1. Eso ocurrió de verdad? Bueno, si no es así parece una historia real. A mí me paso algo parecido pero en la calle, en un callejón con un amigo. Se puede decir que me he sentido identificada jaja

    Los premios son el que ya me diste tu, que te lo devuelvo porque te lo mereces jaja y el de el blog más genial. Por que el de los 100 a nadie de los que yo tengo les pega mucho, ni siquiera a mí, pero lo puse por no hacer el feo jajaja

    De nuevo, muy buen texto :) Y gracias por tus comentarios. Besoooos

    ResponderEliminar
  2. me gusto mucho esa escena aunq si era real WoW tuvists muuuuucha valntia, o cobardia kien sabe...

    ResponderEliminar