martes, 17 de mayo de 2011

Harta!


Cuando estoy cansada de luchar, de resistir... cierro los ojos con fuerza, como cuando era pequeña y pedía un deseo un día de feria en Japón.
Pero en esos momentos no tienes ganas de sonreír, sabes que todo los días serán igual, y sabes que tienes que luchar una y otra vez...
Y deseo empezar de cero, en otro lugar donde mis ojos orientales no fueran nada extraño, donde nada fuera extraño ni raro ser una mestiza.
Donde pudiera andar con la cabeza bien alta, orgullosa de tener estos ojos, y no, de esconderme tras mi pelo al ver a algunos gamberros de aspecto agresivo.
Donde, después de la jornada, no llorar en la cama tras haber recibido varios insultos.
Donde nadie me preguntara: "¿Qué eres?"
Donde no tuviera que amenazar a nadie para implantar algo de respeto.

...Donde pudiera ser como las demás...

No hay comentarios:

Publicar un comentario